I need to find the way to put all the things in order.

Mientras suena –> https://www.youtube.com/watch?v=XkfO8c8MlKU

¿Cómo resulté tan dañado?. ¿Cómo en diez año logré destruirlo todo?, incluso a mí mismo. Necesito poner todas las cosas en order, necesito resolver todos los puzzles en mi cabeza, aprender a vivir con ellos. Necesito detener los intentos de imparable sabotaje, encontrar la manera de vivir sin atentar a cada oportunidad de ser feliz. Debo detener el asilo, las pistolas cargadas, necesito encontrar la manera otra vez de recomponerme.

Camino en una constante cuerda floja y dios nunca aparece, no hay luz al final del camino. No ha habido una pizca de sanación.

Aquel día de mi otra muerte, tuve que forzar el llanto, tuve que hacer catarsis, destruirlo todo nuevamente para armarme, pieza por pieza, átomo por átomo para volver a ser fantástico.

Necesito recuperar mi locura linda, pero la marea del dolor y el pánico viene en el momento que menos te lo esperas, desesperación, angustia, ¿Cómo se habrá sentido ella?, Ahora estoy seguro de que fue lo correcto su partida, nadie debería soportarlo.

¿Qué tan revelador habrá sido ese momento de rodillas rodeada de pastillas, locura y alcohol.? ¿Hubo un llamado final?.

Envíame una ola perfecta y fría que me despierte por fin, que me saque del aturdimiento estúpido, que me haga encontrar el camino.

No quiero volver a volver a sentirme a si por solo un segundo, no podría soportarlo. Debo hacer cambios radicales en mi vida, y eso comenzó en este mismo segundo. La muerte definitiva del chico suicida, para al fin ganar la batalla contra las probabilidades.

Son tiempos difíciles para los soñadores, solo hay romanticismo y un corazón completamente roto, una mente que no se detiene y tantas heridas abiertas.

Serán mis más bellas cicatrices, lecciones que valen la pena.

¿Cómo dejo de sentirme solo?. Será mi deber descubrirlo.

Infielmente tuyo,
Javier

Notas del psquiatrico

Volví al lugar donde me juré jamas volver, mis intentos de frases coherentes solo balbuceos agónicos. Será imposible hablar de lo que sucedió esa noche en la bañera rodeado de analgésicos, alcohol y navajas.

No hay visitas para mi, por que he cortado todos los puentes, no hay llamadas de cortesía para mi, ni mensajes a la secretaria del manicomio.

Solo llevo una bata elegante y pantuflas, en un aspecto ridiculo, en una situación que solo podia pasarme a mi. Para variar sin culpables, para variar sin efectos secundarios.

El humo de los infinitos cigarillos que he encendido aumenta y quisiera estar evadiendo en mundo por siempre acá, en este lugar, desconectado de todo. Ironico cuando amenacé con arrancarme si no me daban de alta esa misma tarde. Mientas suena una canción que me recuerda a una bella dama.

No se donde está la luna hoy, no se donde estará mi amor. Extraño solo una cosa de casa: – Estar frente a la hoguera , mientras mis mas grandes éxitos suenan de fondo y el mar lo inunda todo. Amigos, olas, mar, arena, VIDA.

Mi muñeca derecha no duele a pesar de que toque algunos tendones, me recuerda al interior de un piano, pequeñas y fibrosa materia, sangre y sangre. No me siento bien, y nunca lo he sentido, por lo menos en 10 años. Por que estoy quebrado, por que cuando se pierde una porción del alma esta nunca se recupera.

Toda la gente autentica que conozco esta en casas de la locura, en carceles o en aventuras mas originales.

Daria mi completo brazo izquierdo por escuchar la canción precisa y también un buen café

¿Que será de ti?.

Infielmente tuyo,
Javier

El juego de la sombras

Tiempo sin sentir el olor a muerte de los cigarrillos; por fin algo de rock & roll decente en el aire.

Nuevamente no hubo luz al final del túnel, títeres, estamos condenados a sentirnos así. No encuentro a nadie, los fantasmas susurrran mas cerca que siempre en un tono de voz exquisito, que deleita, ya conocido. Las amantes vienen en sueños de carácter erótico, todas perfectas, todas sumisas para desfilar frente a mí.

Me comienza a gusta el olor a cigarrillos, el sabor de estos, me recuerdan a decadencia, excesos, motocicletas, dientes amarillos y aceleradores a fondo, donde mejor me he sentido.

Te pienso perfecta en cuero, en alguna avenida que no hayamos transitado aun, para formar nuevos recuerdos, quizás comenzar por tu ombligo y verme reducido a nada, atómico, quizás ahi pueda encontrar paz.

No hay luz, ni visiones al final del camino; no me espera la bella dama vestida de rojo, de piernas perfectas, en caracteres netamente sexuales y demoniacos.

No hay botellas suficientes, no nay analgésicos suficientes y tampoco las navajas son tan afiladas para destrozar arterias. No hay intercambios interesantes a la vuelta de la esquina.

¿Recuerdas cuando te avisé que todos caminan en pareja? – Incluso en el infierno querida.

No hay miedos, no hay disculpas que pedir, solo perfectas y limpias pistolas hacia mi cabeza. Inútiles, con la voluntad en el piso. La sonrisa suicida sigue en pie más firme que nunca.

“Los pájaros criados en jaula creen que volar es una enfermedad”

Infielmente tuyo,
Javier

ps: Siempre seguiré los caminos sin retorno