notas

Fue otra de las bromas del titiritero, le había enviado un mensaje la madrugada del sábado, en medio de un insomnio brutal, cuando lo lógico desaparece completamente. A las 13:12 del día lunes me encontré frente a ella encerrados en el elevador, transitando desde el piso -1 al mundo exterior, ella con sus cordones desatados, yo en la expresión más boba que podría existir: – “Podrías caer“. Que idiota !

Exacto, fue un domingo, no recuerdo cuál en particular. Fui poseído por la misma clase de sensaciones que experimento mi madre todos los años que logré conocerla. La perdida, el sin sentido, la angustia, el caos, la incertidumbre, la pena, el llanto que nunca desbordó, la soledad, la muerte, la mutilación, el encierro.

Todas aquellas sensaciones por las cuales desaparecí y destruí todo, que las infinitas horas de terapias, doctores y cárceles no supieron sanar.

Los niños juegan afuera, he cambiado de casa y me recuerda mucho a mi infancia, los mismos arbustos, las mismas risas, las mismas puertas, los mismos juegos, los mismos ladrillos, la misma señora locura asechando y mirando de reojo en ideas que podrían trastornar a cualquiera.

Me pregunto si aun tendrás aquel jardín para jugar, con tus nuevos amiguitos allá en concepción. Donde La Luz te sienta tan bien, donde a pesar de los años que en algún momento pasaron seguiste teniéndome la misma fe, la misma confianza. Esa de abrirle tu corazón a un completo extraño. Por que no podría estar seguro si primero experimente amor por tu madre o si fue contigo, mientras saltabas en mi cama en la casita verde de Valparaíso, donde podíamos pasarnos la vida entre juegos y risas. Lo más puro y real que viví.

No es necesario ocultar que cada día espero te aparezcas, como la revelación que siempre has sido. Lo único que no contaminé.

Infielmente tuyo;
Javier

D E S B A L A N C E

Si, se habla mucho de los equilibrios, de los balances, de las conductas apropiadas y el deber ser. Pues todos mis grandes ídolos y modelos a seguir son genios, genios que siempre estuvieron más cerca del DES equilibrio. Psicosis, esquizoides, asesinos, putas y suicidas.

No puedo rechazar mi genialidad, no me aterran todas aquellas noches insomnes, me deleitan mis cicatrices, me deleita todo el daño a mi cerebro y mi falta de memoria. La policía, la cárcel, el frio y el hambre.

Me fascino y siempre estar al borde del despido, al borde de la casa de la locura.

Siempre me conformaré con mi exquisito cerebro, maravilloso lugar. Un hogar para quien tuvo una historia infernal, un cazador solitario.

Infielmente tuyo,
Javier

sobre la censura

Querido Hans van den Broek:

Gracias por su carta comunicándome que se ha eliminado uno de mis libros de la biblioteca de Nimega. Y que ha sido acusado de discriminar a personas negras, homosexuales y mujeres. Y de sadismo por sadismo.

Lo que temo discriminar es el humor y la verdad.

Si mi escritura es incorrecta con los negros, los homosexuales y las mujeres es porque los que conocí eran así. Hay muchos «males» ‒perros malos, censura mala; e incluso hay hombres blancos «malos». Solo que cuando se escribe sobre los «malos» hombres blancos ellos no se quejan. ¿Y hace falta decir que hay negros «buenos», homosexuales «buenos» y mujeres «buenas»?

En mi trabajo, como escritor, yo solo fotografío, en palabras, lo que yo veo. Si escribo de «sadismo» es porque existe, yo no lo inventé, y si se produce algún acto horrible en mi obra es porque estas cosas suceden en nuestras vidas. No estoy del lado del mal, si tal cosa como el mal abunda. En mi escritura no siempre estoy de acuerdo con lo que ocurre, ni me detengo en el barro por el puro gusto de hacerlo. Además, es curioso que las personas que despotrican contra mi obra parecen pasar por alto las partes de la misma que implican alegría y amor y esperanza, y hay esas partes. Mis días, mis años, mi vida ha tenido subidas y bajadas, luces y oscuridades. Si escribiera solo y continuamente sobre la «luz» y nunca mencionara lo otro, entonces sería un mentiroso como artista.

La censura es la herramienta de los que tienen la necesidad de ocultar realidades ante sí mismos y ante los demás. Su miedo es solo su incapacidad para hacer frente a lo que es real, y no puedo expresar ninguna rabia contra ellos. Solo siento una tristeza espantosa. En algún momento, en su educación, fueron protegidos contra la totalidad de los hechos de nuestra existencia. Solo se les enseñó a mirar de una manera cuando existen muchas maneras.

No estoy consternado de que uno de mis libros haya sido perseguido y eliminado de las estanterías de una biblioteca local. En cierto sentido, es un honor que haya escrito algo que haya despertado esto. Pero me siento dolido, sí, cuando se censura el libro de alguien, porque ese libro, muchas veces es un gran libro y hay algunos que con el paso de los siglos se han convertido en clásicos, y lo que antes se consideraba escandaloso e inmoral ahora es lectura obligatoria en muchas universidades.

No estoy diciendo que mi libro sea uno de esos, pero sí que en nuestro tiempo, en este momento en que cualquier momento puede ser el último para muchos de nosotros, es humillante, maldito e increíblemente triste que todavía haya entre nosotros gente insignificante y amargada, cazadores de brujas y oradores contra la realidad. Sin embargo, estos también deben estar con nosotros, ellos son parte de un todo, y si no he escrito sobre ellos, debería, tal vez aquí, y eso es suficiente.

Que todos podamos mejorar juntos,

Julio

Disfrutar de los rayos del sol en la espalda estos días fríos de Julio, cuando vuelven ciertas señales que no puedo simplemente ignorar.

Cuando el café sabe delicioso y la callecita pintoresca es el mejor escenario.

Otra vez daría toda una parte de mi para conseguirlo.

Infielmente tuyo

sueños

Las dos últimas noches fueron brutales, pero particularmente la jugarreta macabra de mi cabeza la última noche excedió complemente los estándares que solía acostumbrar.

Partía en una escena hecho una furia golpeando a no más poder una pared en el departamento de Vespucio 5340, era consciente de que mamá volvía de aquella dimension tan extraña luego de su muerte. Para variar lo intentaba otra vez por las buenas. Para variar busqué y profundice en razones.

La siguiente escena era abrazar a mi hermana y a Catalina mi prima chica mientras ella nos intenta asesinar a todos con un cuchillo, un cuchillo lo suficientemente profundo y afilado para causar daño.

Las dos muchachas asesinadas, mientras del estomago de Gabriela sale un pie, un pie sin vida, antes de que viniera mi turno ella se corta el cuello, la sangre salta y salta por todos lados.

Otra vez soy un sobreviviente.

Que deleite, que locura

Javier

Destruye todos los puentes

Destruye y deja que ardan todos los puentes. Entierra a tus padres, deja plantadas a las amantes, con lo poco que tienes huye, regala hasta el último billete. No perteneces, no les perteneces. Sigue errático, indescifrable y cada vez que puedas grita a la luna, destruye cualquier evidencia, cambia tu nombre, desintegrarte en pequeños átomos.

No hay más que el caos, solo está la luna.

Infielmente tuyo,

Javier