Despierto

Por fin me volvía a sentir un poco más yo, pelo largo, ropa sucia y uno que otro problema que resolver por algún lío de faldas !

No aquella falsa imagen que inventaron de mi un grupo de terapeutas ! Un genio , un poco loco, un poco enamorado , un poco suicida

Por fin despierto ,

Infielmente tuyo

sinsinsentidos

Ambos éramos piratas, la conversación giró alrededor de Dylan y Kerouac. Sin duda una de las personas más cultas que conocía. Quizás por eso el era mi jefe.

Se que eres un hombre de libros – dijo el mientras relataba unas de las tantas veces que fue detenido por la policía.

La mente juega, ¿No logras ni siquiera contar hasta 100? Menos al amanecer cuando la gravedad parece implacable, cuando factura la falta de sueño, la locura y tu última noche acariciándola.

Recuerdas todas esas pesadillas de niño, una a una se fueron haciendo realidad, mientras sonrío, celebro lo macabro, de fondo Johann Sebastian Bach. Aún, en la parte más retorcida de mi cabeza los cadáveres dan vueltas y vueltas, marionetas, perfectas marionetas como muchas veces yo fornicado por la rutina.

Melancolía eterna, caminar errante, equilibrista de cornisas, suicida y loco.

¿Por qué mi teléfono no deja de sonar?, ¿Por qué insisten en salvarme la vida?, solo hay ilusiones en el oeste, solo hay algo de fantasía en el sexo y delirios en las drogas.

Solo hay autentica vida cuando se apunta al limite, tendiendo a la muerte, ¿irónico?, demasiado.

El daño ha sido proporcional al dolor, la música burlándose y haciendo de perfecta banda sonora de toda aquella fantasía.

¿Quién mas presentó una sonrisa en el pelotón de fusilamiento?, Todas las fichas van a una sola jugada, siempre todo el camino.  

Salidas

Si un día lograra obsesionarme con una montaña, la elevada cima donde maravillosos hombres se han jugado la vida. Si lograra obsesionarme con una obra de arte, si toda mi energía se volcara a un propósito noble seguramente estaría curado.

Me quité los calzoncillos, me quité los zapatos. Polera ligera, mis zandalias favoritas. Logré quedarme con toda aquella sensación, libertad, vida, belleza, lo más simple, mis grandes éxitos.

Ella vuelve a dormir a mi habitación, yo tengo la intuición de que será la última vez, dejo de ser aquella revelación, solo algo de ternura, solo un viento fresco de algo que no fue, me pregunto cómo debes reír desde la tribuna.

Mientras las semanas transcurren en escenas pornográficas, con compañías prohibidas, ofrecimientos degenerados, orgías, dolor, orgasmos, llanto, gritos, muerte y vida.

Solo un largo desfile de modas: A,B,C,D,E ….ZZZX1 todas perfectamente maravillosas, todas realmente fantásticas, pero no hay caso cuando se vive en la tormenta.

Juegan por debajo de la mesa, yo solo capturo y capturo, como si siempre tuviera los lentes puestos. Tomo el teléfono y llamo a sus novios, las entrego a domicilio, recibo cartas llenas de ovarios, que me encantan, pero que solo aumentan mi distancia con cualquier oportunidad

Infielmente tuyo

fuego

Comencé a estar cada vez más seguro de que el tiempo no podría ser esta cosa lineal de la que tanto se habla, yo veo dimensiones que se abren a cada instantes, curvas que van y vuelven.

Mientras estoy sentado, observándola bajo un juego de colores producido por La Luz de una vela, la luna y el aire de mayo. Ella juega conmigo, provocativa como siempre, juega con su cabello, sus labios.

Incluso cuando relato escenas tan importantes, momentos de los que ya no suelo hablar, personas que ya no suelo revivir.

Juegos de piernas, caricias bajo la mesa, bragas que desaparecen, propuestas que hacen fluir la sangre a la entre pierna.

Yo a pesar de lo que se piense, la trato con ternura, a pesar de toda esa locura, sus berrinches, su caos yo me siento en una silla y tomo fotografías mentales, por que me sigo fascinando con las personas que me demuestran autenticidad, un poco de lo animalesco, lo brutal.

Me senté de madrugada y sonreí al cielo, podia volver a morir en ese instante.

Ella es fuego, yo sigo observando deleitado.

Infielmente tuyo