amaneceres extraños

Como aquellas cosas que no se esperan, mientras busca un espacio en mi pecho, como lo han intentado varias sin éxito, no se a que se deba, pero la deje entrar, la deje acurrucarse a mi lado, saltándome todas promesas que hice una vez, rompiendo todas las viejas cartas y conspiraciones. Intenté detenerme tantas veces y solo acariciarla en un juego casi paternal. Descubrí un hermoso juego en su oido derecho. Yo contra la pared, ella tan víctima como victimaria.

Y sus manos se colaron por espacios precisos, como si hubiera cierta expertise en sus movimientos, un sostén que desaparece casi por obra de magia, me delato y me confieso experto. De pronto y como si todos los puntos conectaran en ese momento, estaba sobre de ella, penetrando no solo su sexo, penetrando su alma, mirando fijamente sus ojos que ardían, que no mentían, extasiada, la vi llorar de placer, la vi perderse y me coge del cuello como si quisiera asesinarme, me sujeto con tanta fuerza y lo vi venir.

Recuerdas la primera vez que la viste, tal vez nunca voy a confesar la casualidad o causalidad de los hechos. Nunca estaré seguro de todos l0s movimiento de perfecto ajedrez para traerla hacia mí como un perfecto asesino en serie que sacia el hambre de humanidad.

Y no salí por la ventana esta vez, no solo por que estuviera en mi cuarto donde nunca había entrado nadie, no solo por que el arresto domiciliario no me lo permita, por que vi algo de salvación en J, vi una pequeña luz de esperanza de que podría lograrlo otra vez, a pesar de las ínfimas posibilidades, a pesar de que hay tantas cosas dictaminadas por las estrellas.

Ella volverá, por ese efecto adictivo del mar, por esa impresionante tan cautivadora que podia causar y mientras me perdía en un orgasmo imaginé toda una vida con ella, sin entender por que, sin saber de donde proviene tanta ternura.

Infielmente tuyo,
Javier

J

El salió y dejó la casa vacía , se entregó al suave aire del desierto. Entonces la vió, La luna roja, sobre el mar negro

Tenia una fortuna, tenia esa capacidad de intoxicarme con el aire y la fantasia, con la atmósfera y la música, el arte y el pensamiento, mi cabeza era un fantástico teatro con entradas preferenciales, en primera fila.

Que fue de las 7 botellas de vino necesarias para experimentar aquellos estados, que fue de aquella hada blanca que me dejaba una semana mirando fijamente la pared, los cigarrillos perfectamente armados para bajar las revoluciones y cuando me sentía aburrido cortando zetas de alguna parque, para descubrir colores nuevos, sensaciones nuevas, ATURDIMIENTO.

Que fue de aquellas fantasias rodeado de prostitutas portando armas para quitarte la vida y no solo la cartera, que fue de aquellos forcejeos con la policía, las peleas a muerte con los hombres mas desquiciados que conocí, aquellos que estuvieron mas perdidos que yo, que conocieron aun mas el caos y no tuvieron retorno.

Mis 61 días han sido rudos, mis 61 días han sido nefastos, me amputaría una piernas y la dejaría escondida bajo la cama, por que la perdida de la libertad es lo peor que podría enfrentar un hombre como yo. CASTRADO.

Me quede esperándote en mi cama hasta las 3 de la mañana, por que pensé que había encontrado algo de luz, pero no llegaste y me quede pensando en que ni siquiera estoy seguro de que existes, que solo te he visto 2 veces pero ya me siento tan cautivado y me quiero perder en ti, aunque primero deba confesar todos mis crímenes, por que no habría otra manera, por que no solo te quiero en mi cama, no solo quiero tomarte con fuerza y llevarte a la luna, necesito que te pierdas en mi, tal vez con tanta locura como algunas en otro tiempo.

Hay tantos motivos para saltar del edificio, hay otros tantos para no,

Yo sido firme en la batalla contra las probabilidades.

Despojarse de lo obvio

Perderse por la ciudad, transitando a cámara lenta, el cielo perfecto, la temperatura perfecta, los transeúntes secundarios, suena la música, textean nuevos amores y bailo como si fuera mi ultimo día en el planeta, respiro con tantas ansias como si tuviera fecha de expiración.

Vente a dormir conmigo esta noche que prometo no preguntar nada y sabré dejarme perder en el juego de tus caderas, en aquellas curvas perfectas, talladas por incontables noches de desvelo.

Respirar tu cuello y consumirte completa, como la mejor cocaína de los 60`s, entre tus piernas, en tu cabello y en placer de tu boca.

Como lo fue en otra vida, como lo fue en algún sueño de otra epoca.

Infielmente tuyo,
javier

Wearing the inside out

Esta era la forma del titiritero de ensañarse conmigo, de todas mis burlas, desprecios e indiferencias. Darme justamente donde más podría doler, debo reconocer la jugada maestra, hijo de puta.

La reclusion por voluntad propia era un desafío total para hombres que escapan como yo, para hombres que no se podrían conformar con la misma habitación más que un par de semanas, hombres quienes necesitan perderse en la locura poética de una noche estrellada, ahí mi peor castigo, el exilio del mar, NO SE PUEDE ENJAULAR A CIERTOS ANIMALES, va en contra de cualquier naturaleza.

Qué intentas transmitirme entre sueños, quieres seguir alertándome cuando sabes que actuaré como un idiota en la mayoría de los casos.

Mi cabeza no se detiene, mi corazón aumenta sus pulsaciones, incluso en calma, en silencio. No hay atisbos de cordura y eso me alienta, no lo he perdido, no lo he perdido del todo.

La realidad parece extraña, tan diferente de todo lo que pensé, de todo lo que quise, ahí el misterio, ahí el deleite caótico, circunstancias donde te pones a prueba. Siguen siendo 27 años y la batalla es constante, ruda y sin piedad.

Mi mejor momento del día, siempre en medio de la tormenta, cuando todos corres despavoridos y en pánico, ahí donde realmente puedo ser yo mismo. Portando una sonrisa del que siempre se sabe listo para partir, aquel que ya ha visto demasiado, experimentado demasiado, amado demasiado.

Mientras no sé nada de ti, mientras no sé si existes o fuiste un invento de mis delirios intoxicado, en ese estado onírico del cual participo cada noche, cuando no logro distinguir la realidad. Pero sigues suspirando con una voz cada vez mas suave, más lejana y mas desconocida.

Cariño, conocí a alguien y sin siquiera haberme metido en su cama, descubrí que la quiero en mi vida, tal vez para que me patee en el suelo mientras comienza el otoño y jugamos aquellos juegos estúpidos de los enamorados, y si, me hace sonreír de pensarla, me pone a escuchar esas canciones ridículas que tanto detesto. Tal vez alguien con quien compartir mi egoísmo.

Infielmente tuyo,
Javier

Libertad

podia entender perfectamente a cualquier fugitivo, ahora entendía por qué muchos se jugaban la vida en cambio de un momento de libertad, se justificaban las persecuciones policiales, las fugas de prisión y todas las consecuencias en el camino.

Cuida tu libertad, siempre será lo mas preciado que tengas.