Piernas

Salí de la cafetería que tanto odiaba, la que representaba todo aquello que me causaba asco, pero claro como era un inconsecuente me gastaba algo de vida de todas maneras. Fue un martes de insomnio, día soleado, camisa sudada pensamientos promiscuous, ella me adelantó, caminar demasiado apresurado para los 8 centímetros de tacones, el vestido primaveral y la actitud de súper modelo, teléfono en la mano izquierda, doble expreso en la derecha, como un iman me fui tras de esas piernas, hipnotizado, cautivado e insensato. Ahora me encuentro perdido en la ciudad y seguramente llegaré tarde al trabajo.

Otra vez !

Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: