Última comida

El orgasmo debe ser electrizante, movimientos espasmódicos, al borde de lo epiléptico, pies apretados, respiración agitada, inconsciencia.

Nuestros más bajos instintos nos revelan quienes realmente somos.

Podría acabar 7 veces esta noche, pensando en todas aquellas amantes desperdiciadas, a las que solo jodi por joder. Podría recordarte a ti cariño, no con los pies en la tierra, pero si llevándome siempre a ese mundo, aquellos rostros desfigurados, aquellas sábanas sudorosas, gritando con desesperación por más , algo más de la vida, de la existencia, del placer, de la luna.

Yo intentando no perder la ternura, mientras tú me pides que no te haga el amor y solo te posea, dándome señales equívocas al llamarme “amor”, pensando seguramente en otros que fueron importantes, incluso como yo.

Quería acabar con todo en ese momento, por que sabía que no podría volver a experimentarlo, como un sentenciado a muerte en su última comida, pensé en aquella noche de diciembre, en aquella casa que se caía a pedazos, estando muy seguro que nunca más estaríamos así, rece por primera vez, rogando congelar el tiempo, rogando morir en ese instante, rogando una revelación.

Un par de años después volví a tenerlo. Fue aún más espectacular.

Siempre me preparo para la última vez.

Infielmente tuyo, Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: