patrones

Soy un imán para algunas personas,
ella eligió irse conmigo aquella tarde,
ella preguntó si quería acompañarla a casa,
yo ni siquiera respondí, simplemente me deje conducir.

Bueno nada de eso fue tan espontaneo,
con mi complejo de Dios
hice algunos cambios de silla,
hice hincapié en las palabras correctas,
en las miradas certeras.
Siendo parte del ritual del coqueteo.

Y me cuenta de sus otros pretendientes
y pretendo no ser parte de eso,
se agobia,
quiere escapar, no de mi, no de mi.

Y gobierno el impulso entre el besarla y no besarla,
me acobardo, me envalentono, me acobardo,
caigo en la cuenta que hoy no es necesario.

Antes de quitarse la ropa
ha desnudado el alma
y aquello fue fuego, puro fuego.

Se despide contándome
como volverá con su antiguo amante,
consciente de una traición, engaño y mentira.

Me acerque tanto como para sentir su respiración:
– Búscame en la primera sospecha de mentira,
soy un experto en desperdicios de cariño.

Ahora ella duda y se lo cuestiona,
yo sigo jugando con las probabilidades,
yo sigo descolocando a las personas.

Hay tantos patrones repetitivos,
que mover los hilos
para mi es delicioso.

Aun no hay ganas de dormir.
Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: