Cuando soy pequeñito

Tuve que salir de la carretera y tumbarme a un costado a vomitar algunas letras. He estado esperando el frío de la ciudad para sentirme un poquito más humano, he tenido que sentarme con aquellos hombres cuyos corazones fueron arrancados y la vida pisoteó alguna vez, aquellos que revivimos la historia e intentamos sacar alguna lección. He tenido que ponerme bajo una cascada de agua fría para que mi tirana soberbia logre encogerse la pizca suficiente para aceptar alguna muestra de cariño. He tenido que reconocerme pequeñito, abrumado en soledad, he tenido que reconocerme totalmente perdido, fracasado, agónico. Revivir una y otra vez aquellos capítulos desagradables, donde la vida fue todo lo amarga posible, y te acostumbras a aquello, se aprende a bailar en la mierda, se aprende a crear castillos en la tormenta. Años sumergido en la completa locura que apenas ves algo sano intentas ir a sabotearlo, arruinarlo. Te mal enamoras de aquella parte, la acaricias de vez en cuando, pero para sobrevivir se necesita empezar a restar, se necesita desprenderse, se necesita un coraje muy distinto al que conozco , necesito alejarme de los cuadros oscuros, de las cuerdas flojeas, necesito empezar a estar en silencio, respirar y nunca permitirme volver ahí.

Hoy quisiera tanto frío como para recordar nuestro ultimo abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: