des poseer

Y probé también regalando mi dinero,
deje de pagar el arriendo
y estuve viviendo escondido en la universidad,
vagando,
usando toda la creatividad posible,
refugiándome días completos en libros de calculo,
de física avanzada,
en algoritmos y teoremas que aun recuerdo muy bien,
fue una época de buscar sobras de comer,
fue algo magnifico darme cuenta de todas aquellas cosas de las que podía prescindir,
conocí la real generosidad de las personas,
la bondad en los desconocidos
tal como me ocurre en cada viaje, en cada aventura.
Tuve las mejores conversaciones sin tiempo,
sin dobles intenciones.
Tenia un castillo para mi,
recuerdo mis pies descalzos,
ponerme a prueba.

Por eso hoy es muy difícil que me angustie por la falta de comodidad,
es muy difícil que me duela el frió o el hambre,
imposible que me perturbe la falta de dinero,
el dormir a la intemperie,

Como no le voy a tener cariño a los libros,
que me acompañaron tan lealmente en aquella experimentación,
en aquella etapa de prescindir,
de alimentar el espíritu,
como un monje en busca de la paz.

No debo olvidar aquello,
es muy poco lo que necesito
Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s