Intolerante

Ahí estaba nuevamente exigiéndole más a la existencia, intentando doblar el espacio tiempo en ecuaciones perfectas, observando todos los rostros de la gente al pasar, intentando poder recordarlos a todos, cuando a veces no puedo ni recordar mi propio nombre. Estaba como un niño vagando por toda la ciudad observando a las personas, como piezas de arte en un museo, como si no perteneciera a todo eso, con la idea equivocada de cierta omnisciencia, el “titiritero”. Estuve observando a las personas y haciendo pequeños juegos, estuve poniéndolos a prueba un par de veces, en sus reservas de bondad, de odio, paciencia y sabiduría. Ninguno pasó la prueba, detesto al hombre promedio, con sus formas promedio, con su vida de viernes a domingo, con su sobrecarga de sueño, con su sobre preocupación por el fin de mes, por la apariencia, rendido, rendido, rendido.

Cuando me volví tan intolerante?. Pensaba constantemente apuntarlos con pistolas sobre el oído derecho y hacerlos prometer, rogar por su humanidad, dejar de ser un maldito 0 o 1 del código binario. Quisiera tomarlos por los testiculos tan fuerte para que recuerden que están ahí, no solo de adorno, sino para cogerse la vida.

Por momentos tampoco me salvo, pero estoy muy atento a las señales, al punto de no retorno. Por todo aquello no dejo de mirar a los ojos, inspeccionando aquello.

El sitio donde estaré queda cruzando el miedo.

Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: