viejas costumbres

Cuando me sentaba en la barra había magia, aquellos viejos hábitos nunca desaparecen, incluso cuando ya no se me están permitidas las drogas, sentarme ahí, un poco de buena música y nada me detenía. Por que no faltaba nunca la palabra perfecta para entrar en calor con quien sea, había una sensibilidad única que me ponía en ventaja con cualquiera, y podría pensarse que solo me quisiera usar por las buenas propinas que suelo dejar, pero no fue el caso, ella siguió y siguió sirviendo queriendo entrar en mi alma sin saber que yo no tenia una, mientras en un gesto arriesgado me anota su  dirección y su horario de salida, cuando ya me sé la historia de memoria.

Debo recordar donde dejé mi cabeza, también mi corazón.

J

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s