Acuerdos

Dios que aquella pelirroja se mueva de esa manera debería ser un completo pecado, la perdición de cualquier hombre, claro no la mía, yo solo la consumí lo suficiente como para irme por la siguiente, en un acuerdo de total clandestinidad, de total silencio, por que para el total del universo somos completos desconocidos, cuando todos quieran llegar a ella, yo, en un movimiento del mejor ajedrecista que pudiese existir, la puse en el lugar y momento exacto. Que mujer.

La luna me sigue observando y riéndose de todas mis hazañas, que parecieran tener cada vez menos sentido a la espera de un gran huracán, a la espera de despertar.

Infielmente tuyo,

Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s