Oz

Has tenido esa capacidad de soñar y en otros idiomas que en el consciente desconoces, has soñado con personas que aún no se cruzan en tu vida, pues yo todo el tiempo, casi como premoniciones o señales exactas. En mi adn está toda la historia del universo, pasado, presente y futuro, ahí la fuente de mayor sabiduría.

Fue tal vez el 2010 y nos subimos a la camioneta, sonaba esta canción tan perfecta de The Organ, titulada Memorize the City y desde el mismo minuto que decidimos aventurarnos ir a surfear Ozzy Park mis rodillas empezaron un juego cuasi esquizofrénico, la adrenalina tomó total posesión de mi y no hacía más que preguntarme si había escrito algunas cartas de despedida, que habrá pensado el resto?, para mi era lo más increíble que podía suceder.

Después de conducir por casi una hora hacia el norte, en caminos que estoy seguro nadie conoce, comenzó una larga caminata descendiendo por un cerro en medio de la nada, entre maravillosos cactus, ricas e insectos. De manera kilométrica ya se sentía el sonido de aquella perfecta ola, me corazón se aceleró, me habré sentido como quien descubre un tesoro, un secreto fuente de vida y felicidad solo para algunos.

El lugar era salvaje, el choque de las olas con las rocas brutal, el poder que mostraba esta ola no tenía ningún precedente, tal vez alguno u otro video que había visto de las costas de Australia o Tahití. El impacto que generó en mi aquella sensación lo cambió todo.

Fui el primero en cambiarme para ir al agua, las oportunidades son únicas y los grandes triunfos solo para valientes y quienes están dispuestos a arriesgarlo todo, me armé de coraje y salté por el acantilado, sabiendo que podría ser la última vez, sabiendo muy bien que el precio a pagar podía ser la muerte, el saltar y caer al vacío, ser brutalmente arrastrado por la corriente me hizo entender lo pequeñito y cuan a merced de los elementos me encontraba, me jugué la vida para salir de la corriente y hacerme camino entre el canal que no daba tregua, tras remar tal vez medio kilómetro, la pude ver, ahí asomándose perfecta, brutal y sin piedad, tal vez era todo demasiado real, perfecto para mi que siempre quise algo como aquello, que sentía que la vida tiene sentido.

La bordee varias veces, intente conocer la ubicación perfecta y posicionarme listo para remar, reme temeroso, pero dispuesto a no mirar atrás y el tamaño de aquella bajada parecía descender de un edificio de 10 pisos, en una perfecta y lisa bajada, me afirme como pude, intenté ser consciente de cada instante y fui envuelto en aquella masa maravillosa, ahí donde puedes estar realmente en silencio contigo mismo. Me sentí tan feliz y tan vivo alguna vez en mi vida?.

No debí nunca haber dejado ir aquellas sensaciones.

Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s