Feliz cumpleaños a mi

02:47 am, la alarma muestra de casi burlesca que en 2 horas más hay que estar en pie, han sido recurrentes las jornadas de sueño tan acotadas este último año, las ojeras, el efecto gravitatorio aumentado, la sensación de transitar a otras velocidades, incluso atentando a la naturaleza.

Debería estar planeando mi suicidio, como prometí en tantas jornadas borrachas, debería estar limpiando el cargador del revólver, revisando el estado de las vigas del techo, el grosor de la cuerda o calculando altura de edificios, por que no incluso la concentración de analgésicos vs volumen de sangre en el cuerpo. Hoy NO.

Me encuentro midiendo la dirección del viento, trazando perfectos bosquejos e izando las velas ya que es tiempo de aventurarse nuevamente, esta vez no arrancando, esta vez surcando con un ímpetu desconocido, siempre en la batalla de las probabilidades.

A mis 27, las cicatrices se muestran como un relato fiel, incluso a veces más potentes que las líneas de tinte fantástico y trágico que suelo exponer. La elocuencia, las agallas, la voracidad y la irreverencia consecuencias y evidencias de una historia cargada de una existencia tan exprimida.

Volví de la muerte, me estrelle tan fuerte en un momento de mi vida que no hubo otra alternativa, aún así mi terquedad fue más fuerte. Solo cuando estuve listo y derrumbe todas mis ideas es cuando comencé una revolución.

A mis 27, cuando la vida se ha mostrado agri-dulce, cuando se ha mostrado cabrona, la mayor parte del tiempo asombrosa. He visto y evidenciado tanta magia, atardeceres que te harían alucinar, me he hecho uno con el mar, me he fundido en la carretera con el acelerador a fondo, he dado la vida por personas que valían la pena, he amado tanto como para perder mi estabilidad, para aullarle a la luna, he tenido que buscar las sobras entre la basura para alimentarme, he tenido que verme encarcelando y cortado de cualquier pizca de libertad, solo para conocerme, solo para ser aleccionado.

Las construcciones de la llamada realidad son peligrosas, tienden al sosiego de lo que llamamos alma, espíritu, al ocaso de mi vida. Invéntate de la forma que quieras y conquista el mundo, no te duermas chico, pierde la cabeza si es necesario.

He transitado en dimensiones inimaginables, he aprendido tanto en el caos que es imposible que hoy me agobie por el mañana, he sido un artista y me he podido inventar cada día, en cada oportunidad, pero sobro todo me he ganado.

Feliz cumpleaños para mi, sigo siendo el alumno más aventajado de la clase.

Infielmente tuyo,

Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s