recordas . . .

Recuerdas cuando asistía aquellas reuniones de auto ayuda, coincidentemente en la misma iglesia donde me encerré con el cuerpo sin vida de mamá, maquillada como una una sombra de todo lo que un día pudo ser, un insulto. 

Recuerdas que le pediste a tu abuela que te acompañara, lleno de temores, fue la primera vez que solicité ayuda.  A la segunda reunion llegué completamente borracho y me burle de todos, “están todos perdidos” – mencioné.

No volví a aparecer por ese lugar, como a muchos otros donde generé un caos.

Mientras sigo recibiendo en mi teléfono imágenes y videos de una tal “flaca”, ella me desea con tanta locura, con tanta calentura que se humedece al fantasear con nuestro encuentro. 

Mientras los perros están pegados en el parque, en un gracioso 69, aullando y sufriendo. Yo solo escribo y disfruto la escena. Nadie debería interferir. Suena un poco de jazz y eso basta 

Y C.A. quiere venir de visita, usarme, como ella lo llama. Ella es pasión, ella es fuerza, agarrarse fuerte y perderse por horas.

No he dormido lo suficiente, me tiré en el piso del baño de la oficina y me dormí.

Infielmente tuyo,
Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s