Wearing the inside out

Esta era la forma del titiritero de ensañarse conmigo, de todas mis burlas, desprecios e indiferencias. Darme justamente donde más podría doler, debo reconocer la jugada maestra, hijo de puta.

La reclusion por voluntad propia era un desafío total para hombres que escapan como yo, para hombres que no se podrían conformar con la misma habitación más que un par de semanas, hombres quienes necesitan perderse en la locura poética de una noche estrellada, ahí mi peor castigo, el exilio del mar, NO SE PUEDE ENJAULAR A CIERTOS ANIMALES, va en contra de cualquier naturaleza.

Qué intentas transmitirme entre sueños, quieres seguir alertándome cuando sabes que actuaré como un idiota en la mayoría de los casos.

Mi cabeza no se detiene, mi corazón aumenta sus pulsaciones, incluso en calma, en silencio. No hay atisbos de cordura y eso me alienta, no lo he perdido, no lo he perdido del todo.

La realidad parece extraña, tan diferente de todo lo que pensé, de todo lo que quise, ahí el misterio, ahí el deleite caótico, circunstancias donde te pones a prueba. Siguen siendo 27 años y la batalla es constante, ruda y sin piedad.

Mi mejor momento del día, siempre en medio de la tormenta, cuando todos corres despavoridos y en pánico, ahí donde realmente puedo ser yo mismo. Portando una sonrisa del que siempre se sabe listo para partir, aquel que ya ha visto demasiado, experimentado demasiado, amado demasiado.

Mientras no sé nada de ti, mientras no sé si existes o fuiste un invento de mis delirios intoxicado, en ese estado onírico del cual participo cada noche, cuando no logro distinguir la realidad. Pero sigues suspirando con una voz cada vez mas suave, más lejana y mas desconocida.

Cariño, conocí a alguien y sin siquiera haberme metido en su cama, descubrí que la quiero en mi vida, tal vez para que me patee en el suelo mientras comienza el otoño y jugamos aquellos juegos estúpidos de los enamorados, y si, me hace sonreír de pensarla, me pone a escuchar esas canciones ridículas que tanto detesto. Tal vez alguien con quien compartir mi egoísmo.

Infielmente tuyo,
Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s