G S

Compartíamos la misma clase de energía inagotable,
la despreocupación y la sensibilidad que te da la vida bien vivida.

Partes de mi que ella odia, una pequeña porción que le intriga.
Compartimos un cigarrillo ofrecido por ella a las 6 de la tarde.

Deseos de abrazarla y decirle que de alguna u otra manera las cosas estarán bien.

¿Que cambio en ese viaje al otro lado del mundo?,
que es esa manera tan peculiar de relacionarse con el resto.

Sonrisas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s