Francisca, “sonricitas” capítulo II, la chica más guapa de la universidad

No claro del uso de la “S” o la “C”, a la mierda de todas formas

Ella envió una carta, dirigida a una vieja casilla de correo y comenzó hablando de sus sobredosis, barbitúricos en demasía sobre la mesa. Yo solo bebo un té, mientras el amanecer cala frio, demasiado esta mañana.

Ella comenzó refiriéndose a que no tenia nadie con quien hablar al respecto, psiquiatras, familia, amigos, etc. Yo que la había conocido en otra vida, en una época que pareció tan lejana sentada en una mesa de bar cargada de cervezas e historias, en una fiesta alternativa en Valparaiso, luego en mi habitación. Solo la acaricié, ella me detuvo en algún momento, yo no insistí.

Un vomito de palabras, todas elocuentes, parecía una perfecta tragedia, psiquiatras, internaciones, muerte, familia, excesos y sobredosis. Territorio familiar para un hombre como yo.

Yo presto atención y no digo nada.

Un noviazgo de dos años y nadie con quien hablar. Yo que me sentía un hombre solitario, ella me dejó en jacque

Hubo demasiada ternura en una época.

Infielmente tuyo,

javier

Autor: jstrahalm

Just a boy ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s