Mujeres

Bastaron dos o tres palabras para que aceptara una invitación directo a mi habitación. Engañado por un par de fotografías que ocultaban varios kilos de más, bueno debo ser brutalmente honesto, aquello nunca me importo, tampoco importó toda la sangre sobre las sábanas y exceso de nicotina.

Obviamente yo la penetré como si fuera mi última oportunidad para salvarme.

Nuevamente el despertar fue mi mayor tragedia. Vuelve esa sensación de querer saltar por la ventana y no tener que verlas nunca más.

Hoy se acaba octubre y noviembre promete.

Infielmente tuyo,
Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s