otro lunes

me senté a almorzar en algún restaurant de ñuñoa, el hombre se sentó en el puso, bebió un gran sorbo de ron y tocó en el xilófono algunos acordes de mira niñita. Yo lo regalé todo mi dinero, por que logró hacerme sentir algo.

Son momentos de cambio.

Autor: jstrahalm

Just a boy ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s