cobardia

disfrutando la montaña

Desperté con una necesidad brutal de teclear, de seguir vomitando palabras que quizás tenían solo sentido para mi.

Me puse a recordar la intensa conversación que había tenido con Matias en mi habitación de aquella casita preciosa en El Arrayán, cuestionando mi cobardía y mi falta de coraje al no buscarte, al no buscarlos. Fue una sacudida de aquellas, yo que justificaba mi distancia con amor y prudencia, yo que me excusaba en no estar listo y orgulloso de mi falta de egoísmo. Me dí cuenta que no era más que cobardía, debería tocar tu puerta una y otra vez, debería forzar la realidad y cruzame una y otra vez por tu camino y seguir de manera frenética escribiendote, mientras miro la luna y pierdo la cabeza.

Días después apareciste y yo que tenía tantas cosas que decir me quedé congelado, hipnotizado por aquellos ojos.

Quisiera otra dosis, asumiendo todas las consecuencias.

Infielmente tuyo,
Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s