Dormí abrazado a la almohada

Tomé la costumbre de dormir abrazado a la almohada, me he retirado por un tiempo de las amantes peligrosas, no podía más con aquella resaca suicida.

Y simplemente corrí por la ciudad en horarios absurdos, leí los libros pendientes y sentía que podía escribir tal como quería.

El sentirse invencible y la fragilidad no tenían nada de contradictorio, así como las flores en invierno.

Infielmente tuyo,
Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s