El mar, el amar.

Ella me preparó un café cargado y sin azúcar, la única manera que había de beberlo para nosotros y me hizo subir al auto. Me sorprendió al volante, bordeando el límite de velocidad, incluso su pie derecho jugando a sobrepasarlo.  Sabía muy bien que yo lo disfrutaba, mientras mi mano se colaba en su entre pierna.

Un camino lleno de sobresaltos,aquel Volkswagen golf hacia lo que podía. Había algo, una sensación familiar en el aire, no podía entenderlo bien. Claro lo descubriría inmediatamente. Subimos a una duna, y ahí estaba, una de las partes más importantes de mi: El mar.

Las olas rompían, el viento era frió, se mostraban algunos acantilados y una rompiente perfectamente surfeable. Mi corazón se desbordo,eran tal vez 5 meses de no ver el océano. Me invadió la emoción. Dios cuanto me conoce ella, ¿Como podía saber tanto de mi?, ¿Como podía llegar de esa manera a mi alma?. Me abrazó, se tomó de mi cintura y me besó.

Ha sido un fin de semana inolvidable.

 

Javier

IMG_20171009_012601_829
“desembocadura rió BioBio”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: