Hasta las prostitutas envejecen

En mi caminar lento y arrogante, por la ciudad que solía detestar, compañías clandestinas bordeando la ilegalidad… hay ciertos tesoros que uno no puede andar por ahí vanagloriando. Y las prostitutas ya no lucen tan atractivas como lo parecieron hace un tiempo, los escotes y los buenos culos empiezan a perder significado. Me pierdo en aquella conversación, cómo aquel que se deleita por un atardecer frente al mar, un poquito hipnótico, un poquito fugaz, un poquito romántico. En mi afán de seguir capturándolo todo, en mis bolsillos secretos de momentos mágicos. Voy y la respiro, hago alunas fotografías en cámara lenta.

Son algunas de las cosas que me llevare a otro espacio tiempo, será motivo de risas absurdas, las causalidades de la broma cósmica.

No quiero que te conformes con nada menos de lo que dicte tu corazón.

Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: