Mi castillo de oro

Hubo una época,
un tiempo que parece lejano,
pero lo cierto es que no lo es.
Me construí un castillo de oro,
rodeado por un lago y sin ni ningún puente.

En mi castillo de oro,
la fiesta nunca acababa,
la resaca nunca era tan poderosa,
el buen vino llenaba y llenaba las copas
y las putas en su infinito desfile.

En mi castillo de oro,
no veías la luz del día,
siempre eran las 4 de la mañana
y la música siempre podía sonar un poquito más fuerte.

En mi castillo de oro,
se prohibían los padres,
las hermanas, los amigos
y las novias.

En mi castillo de oro
se apilaban los cadaveres
de sueños y esperanzas,
te fusionabas con la ira,
bailabas en el caos.

Que atrapado me quede en mi castillo de oro,
hoy construyo un puente
y pongo estratégicas cargas de dinamita,
para no volver a ese lugar,

ese lugar tan lejano al mar,
al amar.

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s