Sigo esperando la lluvia

Mientras sigo esperando la lluvia en esta ciudad que me acepta como un animal extraño, desencajado y hasta peculiar (peculiar y para culiar jajajaja). Mientras suenan algunas nuevas canciones y sigo buscando la manera más perfecta de perderme, ya no tanto de cama en cama, sino un poquito en algún pedacito de corazón. Me ha tomado 26 años entender que necesito a las personas, no en una actitud maquiavélica sino más bien en un vínculo amoroso, en un contrato de cariño, de incondicionalidad, sigo enamorado de mi autonomía, pero el abrazo sincero me quiebra, ahí la lección del día de hoy, soy un hijo de puta muy sensible, muy pequeñito a veces, que se angustia por que quiere ir y salvarlos a todos.

Me siguen estorbando los zapatos y los botones de la camisa, pero hay un deleite mágico estos días, el cielo tiene aquel color que intento capturar, la temperatura del aire se torna perfecta y el café sigue sintiéndose delicioso.

Despojarse de todo, perderlo realmente todo para ganar lo más maravilloso, entendí la verdadera libertad.

Hay esperanzas en la lucha contra las probabilidades.

Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: