Hubo un tiempo

Estuve apenas anclado a la vida, con unas ganas miserable de todo, mientras iba rompiendo e intoxicando todo a mi lado, mientras seguía y me fascinaba con aquel punto de no retorno, en lo mal profundo, mientras me quitaba la vida cada noche en refugios bohemios, en amantes baratas, en una postura de la realidad intransigente, voraz, fuera de toda norma y planteamiento razonable, lejos de la cordura, de la sobriedad. Respirando humo, malabarista experto, construyendo castillos entre la mierda. Y logre guardar apenas una pequeñita parte, la más sagrada, aquella más tierna, aquella porción que aún hace a los ojitos brillar, al corazón vibrar. La única parte que no intoxique en el afán masoquista.

Y me olvide de aquellos momentos, hubo una época en mi vida en que olvidé los colores del atardecer, en que me exilié Del Mar y me escondí de la carretera, me auto exilié de todo aquello en una manera cuasi consciente, viviendo un mal duelo, una carga no correspondida en gran medida heredada. Rompí y olvidé toda esa magia un día, en el impulso de la evasión, del no ser , el no estar. Hubo un tiempo en que me abandoné.

Y todo el camino fue necesario para llegar a aquella primera cima , para reencontrarse y reencontrarme con todas aquellas cosas que olvidaba, para volver a amar, volver al mar !

26 de abril, Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: