la corte

Me tuve que ver enfrentado a todas aquellas cosas de mi historia,
en la curva de tiempo,
en todos aquellos momentos,
tuve que abrirme el pecho aquel viernes a las 20:15 y ante el tribunal
exponer mi historia,
todo lo que está tatuado en mi mirada,
sin dudas un ejercicio liberador,
como las paginas de blog.

Llevo un buen tiempo sintiéndome bien,
con aquella sensación de una niñez en maduración,
sin deudas pendientes,
sin tribunas ocultas,
sin intentar ser el titiritero,
más humano,
sereno,
sin perder la esencia,
sin ser un rendido acabado.

Sigo sin esperar el viernes,
sigo alejado de esas posturas mediocres que tanto detesto,
donde conozco la intolerancia.
Sigo levantándome cada día a las 5 de la mañana,
para acostarme agotado,
para ganarme el día,
en faenas superiores.

El tribunal ha decidido que debo seguir avanzan,
que aun tengo muchas tareas pendientes,
que debo seguir rascando,
que se alegran por mi,
por que he crecido bastante,
que no soy aquel cabrón del primer día,
aquel que quería eyacular en sus rostros.

Puede ser que lo consiga
Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: