Diamentralmente opuestos

He estado en dimensiones diametralmente opuestas, que a veces se hace necesario estar recordando la historia, he estado conduciendo en descapotable del año junto a algo de buena compañía ,tirando billetes al aire con una actitud de hijo de puta, dejando propinas millonarias, he estado moviéndome al ritmo del viento, en mi bicicleta roja con un poquito de frío, esperando la lluvia. He estado saltando al ritmo de la música, en alguna discoteca en medio de la multitud, saltando extasiado, en el torrente más píldoras que sangre, al día siguiente escondido en bibliotecas solitarias, escuchando Mozart, perdiéndome en mis autores favoritos. Estuve vagando por el norte del país, dejándome llevar por el impulso de lo desconocido con el acelerador a fondo, listando todas aquellas playas que me faltaba por conocer, otras mañanas despertando borracho en alguna comisaría, aún con la marca de la lucha con las esposas. Hubo una época en que me folle a toda la ciudad, escuchando cada historia entre prostitutas de no más de 20 Lucas. He estado tan enamorado, pensado en la lealtad, en la fidelidad, la casa en la playa y los niños corriendo en la arena. Hubo un tiempo en que fui un caos perfecto, salvaje como el rugido de la selva, he estado este ultimo tiempo con la mente de los monjes en el Tíbet, imperturbable.

Se me hace necesario revivir la historia en algunas líneas de papel, como tatuajes en la piel.

Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: