gravedad

Ella era  una especie de satélite orbitando,
destructiva, creadora, maravillosa y cautivadora.

Y cuando se acercaba alteraba la gravedad,
solo para tantear tal vez cuantas fechorías había cometido,
cuantos crímenes debía confesar,
tal vez  saber si había crecido;
Si había madurado de una buena vez
y había terminado con los juegos de niño.

Si me había convertido en un hombre
y si sabia mantener a raya mis demonios.

Para ser su hombre meteórico,
su amante eterno,
el padre de su hijo
Y por sobre todo su cómplice en un abrazo al infinito.

Siempre existe el amor para ti,
incluso cuando hay otros.

Infielmente tuyo,
Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s