Estructuras odiosas

Y el dueño de la compañía me citó a su despacho, me pidió que me sentara en su silla,

Me puedes traer un café – bromee

Ahí estaba yo metiéndome donde no debía por esa híper curiosidad, por esa actitud que me caracterizaba. Me sentí tan bien en esa silla con el despacho propio jugando a tener una pizca de poder, jugando, por que no logro creer en aquello aún, no logro ser tan estúpido aún.

Los juegos de poder, las fantasías y esta dimensión tan extraña en la que vivo, mientras se que estoy sobre capacitado y podría aportar aún más, pero se me pide que acepte ciertos lineamientos para mi ridiculos, cuando se me pide que acepte las reglas y siga los protocolos. Me transporto a mi época de colegio, constantemente en dirección por saltarme etapas, por querer hacer todo a mi pinta, creyéndome más inteligente que el resto, validando mis extraños métodos que siempre han dado resultados magníficos.

Y debí disimular y aceptar lo que se me dice, mientras sigo haciendo trampa y hago un trabajo extraordinario, en silencio, sin que nadie lo sepa.

No temas, se audaz

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s