No hay retorno

Una madrugada de un 30 de marzo mientras fantaseo con perfectos conejos en la celda ubicada al final del pasillo de la 46 comisaría de macul. Mientras el olor a meado, borrachos y vomito lo inunda todo. Cuando puede que sea la primera vez que estoy sobrio tras las rejas.

Deben ser las 4 de la mañana y el frío se siente fuerte, fui inteligente esta vez y tome mi chaqueta favorita, la tarjeta de crédito y los papeles que acreditan que me he mantenido dentro de los parámetros aceptables de la ley, que me he ganado mi libertad, incluso sintiéndome la mayoría del tiempo muy esclavo.

Mientras un llamado al magistrado confirma que será una noche extraña, una noche desafiante y que nunca olvidaría.

Un hombre como yo, ya ha analizado todas las vías de escape, desde el principio supo manipular las esposas que cortaban la circulación y me dejaban fuera de combate.

Policías y gendarmes simples marionetas, mis compañeros de celda cómplices de cuanta locura.

Hoy somos todos delincuentes frente al tribunal, asesinos, violadores, ladrones, prostitutas, listillos, estafadores y rebeldes con causa como yo.

Siento que no he dormido en años u es como si el planeta se hubiese detenido y me hubiese quedado perdido en alguna parte, una porción de mi alma ha sido aniquilada dando golpes y patadas ante quien quisiera cruzarse en mi camino, siempre sin medir consecuencias, a pesar de las pistolas cargadas en mi cabeza y los palos dirigidos a mis rodillas que cargo con tanto orgullo.

No hay retorno

Infielmente tuyo

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s