terror

Ya no recuerdo bien si vivía en el tercero o cuarto piso de aquella avenida transitada de Santiago. Cuando me sentía desesperado tocaba el timbre de la vecina del piso superior, su nombre para variar no podia recordarlo.

Ella entraba al cuarto de mama y se ponía a rezar, casi como si se tratara de un exorcismo, mientras yo entendía menos de lo que podría llegar a entender hoy. Intentábamos justificarlo con ángeles y demonios, cuando no era mas que el alcohol, las píldoras y la esquizofrenia haciendo lo suyo.

Determinaciones, saltos al vacío y un montón de locura.

fastidia tanta burocracia.

Si lograba hilar otra frase elocuente estaría a salvo otra vez.

Infielmente tuyo,
Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s