Combinaciones perfectas

Había olvidado esa sensación: conducir al oeste, el sunset de colores carmesí, el viento en el rostro, yo solo conduzco relajado con la mirada fija mientras la luna es testigo de toda la escena.

Y estoy en algún lugar de Santiago abriendo capítulos de mi niñez, escenas violentas, otros capítulos de locura y amor.

Hay una sensación en el aire, exquisita por decirlo de alguna manera.

Por que un hombre tendría el afán de destruirlo todo una y otra vez ?

Infielmente tuyo,

Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s