La vida en los extremos

Todo o nada – exclamé mientras dos pistolas cargadas apuntaban a mi cabeza.
respiré lento, miré atento, saboreé mis labios y me sentí listo.
No había vuelta atrás.

Había pensado en el sabor del café por la mañana,
mientras el gatillo fue disparado, micromilesimas,
la última oportunidad de decir algo cuerdo.

Podría retroceder el tiempo,
pero no modificar lo inevitable.

No podría haberlo vivido de otra forma,
sin límites, sin términos medios.
TODO O NADA , TODO o NADA.

Surgió el alma, NO HUBO PAZ

Infielmente tuyo,
Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s