Al final del día.

Al final del día, cuando estaba bebiéndome la última cerveza de la noche, el gran triunfo fue siempre mirar al cielo y darme cuenta que nadie llamó a mi teléfono.

Un poco macabro no ?, un poco desquiciado dirán algunos . Pero se volvía cada vez más extraño, quizás era mi manera de sobrevivir a lo absurdo de la gente, a sus maneras , sus arrebatos, sus manías, sus miradas.

Nadie asistió a mi funeral. El puto idiota mantuvo su postura

Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy ...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: