Desesperación

—> Ordinary world – Duran Duran

Aunque todos mis terapeutas estén en desacuerdo con Buk, yo pienso que tenia razón cuando decía: “se necesita mucha desesperación para escribir unos buenos poemas”.

Me merezco todo el camino, me merezco estar atrapado, me merezco la ciudad gris y la angustia de no pertenecer.

Necesito sentir esa sensación  que te da un lugar desconocido, esa sensación de viajero, no de turista. Necesito con urgencia mis días de aventura, claro, no acompañado de excesos. Extraño con todo mi ser el mar, y daría un pedacito de mi alma por poner los pies en la arena o el deslizarme por una ola.

¡Ves chico, no te creías lo suficientemente hombre para afrontarlo !.

Me volví dependiente de mi soledad, de mis espacios, de mi no rutina. Y no logro entender que significan esas lagrimas que escondo antes que me vean, no se que significa esa sensación de pecho apretado que me acompañó todo el día.

Me arrebaté la libertad, me arrebaté el sueño, me he quitado la vida siendo consciente y no hice nada para detenerlo.

Odio mis dosis de medicamentos estabilizadores e inducidores del sueño, me enjaulan, me castran, me sacan sonrisas idiotas.

Odio las malas pasadas que me hace mi cabeza que no logra sincronizarse con mi corazón, ni siquiera para dormir.

Hoy necesito una puta señal.

El día mas feliz de mi vida

Seguramente había llegado de surfear, estaba parado en la terraza de aquella casa que me encantaba en Valparaíso, mirando el mar, bajo un cielo de tonalidades moradas y naranjas, aire tibio y una sensación de plenitud que jamás podré olvidar.

Con tu tono de voz siempre dulce, rosando con la niñez: – “¿Por que lloras Javier?”. Y me has dado uno de esos abrazos que son inolvidables. Respondí: “Lloro porque soy feliz, porque no necesito nada mas en este momento, porque te amo y mi corazón se desborda”

Me senté en aquel sillón en el que muchas veces dormí, tu recostada en mis piernas y el sobre tu estomago. Les leí aquel libro estúpido sobre un ratón cargado de juegos de palabras que tanto nos gustaba.

A muy corta edad he tenido lo que muchos hombres buscan toda su vida. 

Javier

A medio mundo de distancia

Una canción precisa para un momento como hoy

ME GUSTARÍA DEJAR ESTA CIUDAD 
ESTE VIEJO PUEBLO NO HUELE MUY BIEN Y 
PUEDO SENTIR LAS SEÑALES DE ADVERTENCIA CORRER ALREDEDOR DE MI MENTE 
Y CUANDO DEJE ESTA ISLA 
ME METERÉ EN UN ASILO PARA EL ALMA 
PUES PUEDO SENTIR LA SEÑALES DE ADVERTENCIA CORRER ALREDEDOR DE MI MENTE 

ASÍ QUE AQUÍ VOY 
AÚN RASCANDO SOBRE EL MISMO VIEJO AGUJERO 
MI CUERPO SE SIENTE JOVEN PERO MI MENTE ES MUY VIEJA 
ASÍ QUE QUÉ DICES? 
NO ME PUEDES DAR LOS SUEÑOS QUE SON MÍOS, DE TODAS FORMAS 
MEDIO MUNDO MAS LEJOS 
MEDIO MUNDO MAS LEJOS 

MEDIO MUNDO MAS LEJOS 
HE ESTADO PERDIDO, HE SIDO ENCONTRADO PERO NO ME SIENTO DEPRIMIDO

Y CUANDO DEJE ESTE PLANETA 
SABES QUE ME QUEDARÍA PERO NO PUEDO SOPORTARLO Y 
PUEDO SENTIR LA SEÑALES DE ADVERTENCIA CORRER ALREDEDOR DE MI MENTE 
Y SI PUDIERA DEJAR ESTE ESPÍRITU 
ME BUSCARÍA UN AGUJERO Y VIVIRÍA EN ÉL Y 
PUEDO SENTIR LA SEÑALES DE ADVERTENCIA CORRER ALREDEDOR DE MI MENTE 

No nací para el asfalto

—> Play

Escrito un día antes de entrar a la clínica de rehabilitación, acompañando a mi hermana en Santiago de Chile.

Me espanto
me aterro 
no podría vivir así
animales en un corral
desplazándose a trabajos de 05 am.

Almas absorbidas
sueños arrebatados
enfermedad y muerte.

Edificios que cubren las luces
asfalto infinito
sombras y frío 
salida del trabajo 08 pm.

Sueldo en medicamentos
sueldo en enfermedades
viagra y comida chatarra.

Sobre estímulos
poca pornografía
demasiado consumismo
cómprame, consumeme
a corto o largo plazo endeudate
y si es posible hasta la próxima vida

Ni la muerte es tan accesible
a veces menos que la vida.

Seré yo?
Serán ellos?
Seré un romántico?
un idealista?
Tal vez solo un niño.

Me  ahogo
me intoxico
y nacen los instintos suicidas.

No nací para el asfalto.

adiós

me voy para dejar atrás todas esas cosas que odio de mi

para aprender a volar con mis alas que solo he aprovechado para esconderme

me voy al lugar que más le temo.

Donde jugarán con mi cabeza,

donde me robarán el corazón.

Le doy una oportunidad a la vida

ya sin engaños

sin caretas

sin doble estándares

me voy para perdonar a mamá

a papá y a mi mismo.

Me voy para safarme de cargas

que no me corresponden,

Me voy para dejar de huir

hacer daño y hacerme daño.

Mas frágil que nunca.

mas humano

me voy para renacer

para volver a tenerle respeto a la vida

y no seguir jugando entre botellas

que me llevan a una locura no linda

litros y litros alejándome de lo que amo.

Hoy no soy dios.

Hay 3 lugares para un borracho:

Cárcel

Cementerios

Rehabilitación.

 

 

 

 

Definitivamente era amor

Ya no más llamados a las 4 de la mañana,

ni viajes improvisados.

No más tinta en mi piel con tu nombre

ni mensajes que sacan suspiros.

No hay cartas de amor,

ni tampoco jugar a ser dios

moviendo hilos de marionetas.

No mas palizas

ni carcel.

Queda prohibido colgarse de balcones

y las canciones de rock

No más multas por velocidad

ni persecuciones policiales.

Se acabaron las botellas de vino barato,

las cervezas a las 10 am

y el sexo sin sentido.

¿Es el fin del chico suicida?

SOY UN HURACAN

Ella es el y yo soy ella

05 de junio de 2017 y estamos los tres sentado en una mesa. Me pregunto si la mayoría son tan observadores como yo, si captan cada detalle como lo hago yo,  y me pregunto si sus cerebros harán tan malas jugadas como el mío.

Los observo, como si se detuviera el tiempo, tal como se ve y se siente en las películas, me abstraigo de la escena y comienza una sobre estimulación en mi. Se ríen de la misma manera casi estúpida, disfrutan la misma energía, sus mundos son el trabajo, casi perfectos en su actuar, errores mínimos, lógicos, ambos muy preocupados por mi.

Yo soy en gran parte muy diferente, no pertenezco a esa escena, no me mueve y no comparto su forma de vivir la vida, sus risas a veces me colapsan y a veces quisiera estar bien lejos. Los adoro de igual manera.

Yo soy mi madre, loco, completamente emocional, lleno de vicios, sencillo, perdido, dañado y lleno de amor.

Tu, tu eres mi padre.

Javier