28

Recuerdo estar soplando las velas de mis 27 en rehabilitación, con la certeza de que sería un año extraño, que había sobrevivido y triunfado estoico en la batalla de las probabilidades.

No pude siquiera imaginar la tormenta perfecta que vendría luego, nadie fue a pensar que llegaría nuevamente cargando una flor amarilla y pidiendo que me encerraran por voluntad propia. Cuando me pase horas encerrado sumergido en la tina de un departamento en ñuñoa mutilando mis muñecas para aliviar el dolor, para terminar con todo.

Hoy no conteste llamados, siento decepcionarlos a todos, pero solo quiero estar conmigo mismo, imperturbable. No es menos amor, si es egoísmo, soy más frágil de lo que todos creen.

Ha sido una existencia profunda. Pánico y náusea.

Que será de ti?

Infielmente tuyo,

Javier

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s