soy un salvaje

Angus & Julia Stone – Chateau

Soy un salvaje,
no solo por andar descalzo
tampoco por no necesitar nada
ni espantarme por los grandes edificios
menos por ese gusto de andar solo.

No pienso que,
sea por mi incomprensión social
ni lo desadaptado en muchos casos.

No creo que sea
por necesitar solo el mar,
tampoco una aventura diaria.

Que no necesite
una casa,
un auto,
televisión y ropa cara.
Si muchas estrellas
y no muchas fronteras.

Soy un salvaje
no soporto la norma.
o se me quiere
o se me odia
NO HAY PUNTOS MEDIOS.

Javier

Hay una luz

285d03069dd027f99716d61869360c2c

Al parecer fue la decisión correcta
aferrarme a esa pequeña luz.
Saber que me lees,
que me piensas,
que fantaseas
y sueñas.

Pasa y pasa el tiempo,
y esto que construimos
rompe todos los pronósticos, 
supera todas las barreras,
hace frente a las verdades dolorosas.
Era real.

El camino tormentoso,
el sexo sin sentido,
las peleas en bares,
las noches enjaulado,
el chico suicida
NO, no deben ser olvidados.

No hay más tiempo que perder
esta vez no.
Ahora el tiempo es para conquistar.
Ahí estaba la aventura real.
Hey, todo fue necesario.

Solo al haber destruido todo,
fui realmente libre.

Un bolsillo secreto

Deberíamos tener un baúl, 
tal vez un bolsillo secreto
donde guardar algunas emociones.

Para cuando
en los momentos de angustia
usemos algo de lo guardado en reservas de paz
cuando me sienta triste y melancolico
ir a mis suministros de alegría.
en esos arranques de locura,
unas dosis de sobriedad.
Y tal vez cuando quiera rendirme
mirar mis cicatrices y observar
lo hermosas que son.

Y veo suministros infinitos
en toda la gente alrededor,
con su cordura
sus maneras correctas de conducirse.
YO SOY TODO LO CONTRARIO.

Javier




Algo de musica

Me he acordado de que tenia una cuenta en spotify y si algo me ha acompañado en todo momento, mas que  las resacas, es la música . 

Tantos recuerdos, tantas aventuras, tantas borracheras, tantas amantes, cuanto dolor y felicidad. 

Épocas de absoluta libertad sana, despertando junto al mar, prendiendo el fuego para preparar algo de café y aventurarse al mar.

Otros tiempos de esclavitud, cruzando la calle a la licoreria, comprar dos botellas de pisco, un par de litros de cerveza y hacer mi propia fiesta, en solitario. 

Momentos donde me hice a la carretera, acelerando a fondo, sin tiempo, solo conduciendo al norte. Tal vez algo que me marcó, me di cuenta de que podía vivir en movimiento . 

Y esta esa época inolvidable, de amor, de madurez, de paz, de pasión , llena de colores, aromas, sabores, desafíos, la época tal vez mas linda. Junto a ti. 

En fin, todo tiempo tuvo un soundtrack, canciones que quedan, a veces por la broma cosmica suenan en lugares impensados  tal vez para recordarme que debo aprender algo de todo lo vivido y no seguir siendo estúpido, y salvar mi vida de una vez por todas. 

Rehabilitación también esta teniendo unas buenas canciones, por supuesto algo bien rockero. 

Será que debo estar acá en este momento y en este tiempo ? … Mientras no me abandone la musica, lo podre soportar 
Javier 

Ride – Lana de rey

Viaje
Estaba en el invierno de mi vida, y los hombres que conocí en el camino fueron mi único verano. Por la noche dormí con visiones de mí misma bailando y riendo y llorando con ellos. Tres años bajo la línea de estar en el tour de un mundo sinfín y mis recuerdos con ellos fueron lo único que me sostuvieron y mis únicos momentos de felicidad. Fui una cantante, no de las populares, que alguna vez tuvo el sueño de convertirse en una hermosa poeta, pero por una serie de infortunados eventos vi esos sueños tirados e inmersos como un millón de estrellas en el cielo de la noche que deseé una y otra vez… brillantes y rotos. Pero en realidad no me importó, porque sabia que había que acostumbrarse a tomar todo lo que siempre se quiere y después perderlo para saber lo que en verdad es la libertad.
Cuando la gente que solía conocer descubría lo que había estado haciendo y cómo había estado viviendo, me preguntaban por qué. Pero no tiene caso hablar con gente que tiene un hogar, no tienen idea delo que es buscar tranquilidad en otras personas, tener un hogar donde sea que  recuestas tu cabeza.
Siempre fui una chica muy inusual, mi madre me decía que tenía un alma camaleónica. Ninguna brújula moral ajustaba mi norte, no tenía una personalidad fija. Sólo un indeciso interior que era tan ancho y titubeante como el océano. Y si se dijera que no había estado planeada para ser de esa manera me hubiera tendido, porque yo nací para ser otra mujer. No pertenecí a nadie, pertenecí a todos, no tuve nada, quise todo con un fuego para cada experiencia y obsesión, para la libertad que me aterrorizó al punto de que incluso no pude hablarlo, y me empujó a un punto nómada de locura que, ambos, me deslumbraron y tambalearon.
Cada noche solía rezar para encontrar a mi gente y, finalmente, lo hice, en el camino abierto. No tuvimos nada que perder, nada que ganar, nada que deseáramos más, excepto hacer de nuestras vidas un trabajo de arte.
Vive rápido, muere joven, se salvaje y diviértete!
Creo en el Estados Unidos que solía ser. Creo en la persona en la cual quiero convertirme. Creo en la libertad del camino abierto. Y mi moto es la misma de siempre. Creo en la amabilidad de los desconocidos. Y, cuando estoy en guerra conmigo misma, tomo el viaje. Sólo tomo este viaje.
¿Quien eres tú?. ¿Eres quién se emociona con sus más oscuras fantasías?, ¿Has creado una vida para ti mismo donde eres libre para experimentarlas? Yo la tengo.
Estoy jodidamente loca, pero soy libre.

Soy un observador

> Incubus – Are you in?

Hay algo que disfruto mucho
en esta faceta de observador.
Aquella mujer deliciosa
cargando la novela de Palahniuk.
Se debe haber sentido desnuda
al yo mirarla.

Caminar por vagones de tren
chocando con paredes y pasajeros.
Observando caras, gestos, movimientos
alegrías y sobre todo tristezas.

Y siempre que me pongo a caminar
es como si el tiempo 
no existiera.
Como si tuviera 
la eternidad
y el espacio/tiempo
no aplicara en mi.

He dejado las calles peligrosas,
las amantes dañinas,
y aquel mundo tan seductor.

Jamás sabre seguir reglas
ni vivir de la monotonía.