He cumplido

Después de pasar por 3 universidades he cumplido con obtener un título universitario.

Voy a ser completamente sincero, fue un juego de niños, me he sentido como cuando iba en 2do o 3ero básico y rogaba para que me adelantaran uno o dos cursos. Me doy cuenta de que la educación formal, así como la conocemos no es para mí. Autómatas, copiadores y repetidores. 

Mi intención no es sonar soberbio, pero debí ser promiscuo en darme cuenta de todos los talentos y habilidades, debería haberme puesto a viajar desde más pequeño, debería haber aprendido más programación, debería ya estar hablando 4 o 5 idiomas y descontagiarme del conformismo y mediocridad, definitivamente debería dormir menos. 

Me quedo con las personas, los momentos, las risas y las penas , me quedo con las tardes en bares con compañeros donde aprendíamos lecciones mucho más importantes.

Me quedo con las buenas oportunidades que aproveche mientras el resto se dormía, siempre intenté ir más allá, aunque los últimos días ya no di tan duras batallas. 

La educación debería encargarse de generar instancias de aprendizaje personal y luego fomentar esas inteligencias individuales, debería encargarse de generar sujetos creativos, apasionados y locos. 

Con mucho respeto a mis padres y abuelos, pero la universidad no es para todos y no es un instrumento de felicidad garantizada.
Javier 

Reflexiones de sobre mesa

——>PLAY

Parece que ya  nadie quiere ser Astronauta, nadie aspira a ser científico loco. Aventurero e inventor parecen ser oficios que ya quedaron en el olvido. Donde están los valientes que quieren vivir de las pasiones, aquellos que no tienen miedo a ser tildados de locos, irreverentes, inadaptados, donde están aquellos que no temen a la autoridad, que no temen el aislamiento, a morir de  hambre.  ¿Donde han quedado los valientes?.

Que las escuelas y las familias nos deforman y que hablar de la enferma sociedad. Te apagan el alma lentamente, te absorben, te succionan hasta el punto de rendición.

Existe una universidad a las que pocos asisten, donde no existe un solo programa curricular, donde no existen horarios ni exámenes. Donde no hay atajos. Un lugar en el que vas a la velocidad del universo.

Maldigo mi educación, no puedo encontrar las palabras para decir todo lo que tengo en mente.  Pasé 18 años en la educación formal y lo único que conseguí fue cuadrar mis pensamientos, a no tener ideas originales, a repetir sin sentido y a olvidarme de la autenticidad del sujeto

Me hubiese gustado ser mas consciente y renunciar antes.

EF6

Javier