Soy un observador

> Incubus – Are you in?

Hay algo que disfruto mucho
en esta faceta de observador.
Aquella mujer deliciosa
cargando la novela de Palahniuk.
Se debe haber sentido desnuda
al yo mirarla.

Caminar por vagones de tren
chocando con paredes y pasajeros.
Observando caras, gestos, movimientos
alegrías y sobre todo tristezas.

Y siempre que me pongo a caminar
es como si el tiempo 
no existiera.
Como si tuviera 
la eternidad
y el espacio/tiempo
no aplicara en mi.

He dejado las calles peligrosas,
las amantes dañinas,
y aquel mundo tan seductor.

Jamás sabre seguir reglas
ni vivir de la monotonía.

Solo palabras 

La mujer obesa
saliendo de su departamento
con la botella de 2 litros de cocacola.

El anciano
fumándose la vida
en sus cigarrillos baratos.

El muchacho
buscándole un sentido a la existencia
en libros de psicología de 1900.

Yo acelerando a fondo 
a ciegas.
Enamorándome de cualquier muestra de cariño.
Haciendo equilibrio en cornisas 
totalmente sedado.

No hay retornos,
el carrusel sigue girando.
Y está la monotonía,
las reglas,
la mediocridad y el conformismo.

No he sido el único
ahogándome en habitaciones baratas
oscuras y suicidas.

Javier