“no desesperación, no impulsos”

Las pastillas y esa estabilidad inducida no me permiten sentir de la manera en que estoy acostumbrado, no me permiten sentirme desesperado, tampoco demasiado feliz ni demasiado triste. Claro, atentando con mi parte adicta y facilitando la sobriedad. Mi cerebro se esfuerza por rechazar toda esta química exógena, no a voluntad, sino por costumbre.

Producto de esta “no desesperación” la escritura y la lectura se ven flojas y muy limitadas y los impulsos ya no puedo llamarlos así, ya que los puedo manejar, me transformo en esta persona prudente y asertiva.

Sentía una necesidad tremenda de enviarte un correo electrónico contándote de mi proceso y como quería sentirme bien, que necesitaba algo de tiempo para armarme para luego buscarte. No lo hice, malditos “no impulsos”.

Se cierran mis ojos y se apaga mi alma.

 

Autor: jstrahalm

Just a boy . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s