Definitivamente era amor

Ya no más llamados a las 4 de la mañana,

ni viajes improvisados.

No más tinta en mi piel con tu nombre

ni mensajes que sacan suspiros.

No hay cartas de amor,

ni tampoco jugar a ser dios

moviendo hilos de marionetas.

No mas palizas

ni carcel.

Queda prohibido colgarse de balcones

y las canciones de rock

No más multas por velocidad

ni persecuciones policiales.

Se acabaron las botellas de vino barato,

las cervezas a las 10 am

y el sexo sin sentido.

¿Es el fin del chico suicida?

SOY UN HURACAN